viernes, 20 de mayo de 2016

GÜRU+JUAN DEL VILLAR-BECOOL-BCN-14-MAY-2016


Compositor, productor, guitarrista..., David Palau es un artista brillante y polifacético, un músico que no ha dudado en poner su talento al servicio de estrellas consagradas del "mainstream" aunque sin renunciar por ello a sus raíces roqueras ni al potencial de su banda Güru. Pese a la dificultad que suponía presentar su tercer trabajo en una ciudad dividida entre el fervor futbolero y el fanatismo roquero de los seguidores de "The Boss", que ese misma noche descargaba en la Ciudad Condal, Palau y sus muchachos consiguieron congregar en la Sala BeCool a una buena representación de seguidores y amigos para presentar en sociedad las composiciones de su último plástico "Red".

La principal novedad de su última referencia titulada  "Red" con respecto a anteriores entregas es que las letras son ahora en castellano, algo que hace todavía más accesibles y coreables a una colección de composiciones marcadas por la elegancia, la clase y la pegada de unos estribillos absolutamente memorables. Para ir calentando el ambiente de cara a la llegada del plato fuerte de la noche contaríamos con el concurso de Juan Del Villar quien nos ofrecería un show entretenido y dinámico, alternando composiciones propias y algunas versiones.


Con muchas ganas y luciendo una amplia sonrisa aparecía en escena Juan Del Villar para dejarnos clara su firme apuesta por un hard rock melódico, repleto de buenos estribillos y en el que no faltaron algunos guiños a bandas clásicas como Danger Danger o los primeros Bon Jovi. Aunque para la grabación de su debut el vocalista contó con el propio David Palau y el batería March Buch, de cara a la presentación de esta noche se rodearía de una alineación de autenticas garantías, acompañándose sobre las tablas de Miguel Ángel Esteban, Marc Puntí, Gustavo Legido, Francesc Moreno e Iñaki Rodríguez.

Irradiando fuerza, positivismo y personalidad Juan se colocaba al frente de sus compañeros para conectar rápidamente con un publico que se mostró bastante participativo a la hora de acompañarle en los pegadizos estribillos que marcaron piezas como “Que Quieres Tú”. Tampoco faltarían esas composiciones más envolventes y elegantes, en las que los teclados se dejarían notar con fuerza, tal y como sucedió a lo largo de “Ángel Sin Alas”.

Durante todo el show el vocalista se mostró especialmente agradecido tanto con el publico, como con el anfitrión de la velada, a quien agradeció que se hiciera cargo de los controles en su debut. Entre agradecimientos y palabras de cortesía, la encargada de proseguir con el show sería “Soldado”, aunque a diferencia de lo que sucede en “Motivos Personales”, en esta ocasión fue Juan quien se encargó de todas las líneas vocales, una lastima ya que hubiera sido fantástico escuchar en vivo ese dueto junto a Dagarod.

Tras haber calentado el ambiente con una buena muestra de su material llegaba el momento de centrarse en el capítulo dedicado a las versiones, y para ello la banda nos ofrecería el contagioso “Generación Límite” del mítico Miguel Ríos, que les servía para rescatar su faceta más rock n rollera, para acto seguido cambiar radicalmente de registro y ofrecernos un coreadísimo “Runaway” de Bon Jovi, que me sorprendió muy gratamente al escucharlo en un registro cercano al original, con Juan intentado emular las altísimas notas contenidas en el debut de los de New Jersey. Para poner el broche definitivo a una presentación que se hizo muy corta, Juan nos presentaría la pieza que sirvió como primer single para su debut, “Mi Lugar”, tras la que abandonaría el escenario dejándonos unas magnificas sensaciones.

Siempre resulta especial cuando una banda presenta su nueva obra en casa y ante su público. Además, en esta ocasión, los instantes previos al arranque del show estuvieron marcados por la proyección del divertido video-clip que acompaña a "Rockstar", el single de presentación de  "Red". Tras alzarse la pantalla que ocultaba el escenario de miradas indiscretas el cuarteto aparecía ante nuestros ojos para dar el pistoletazo de salida a la descarga con el ritmo eléctrico y funkero de "Miente", que resultó idóneo para hacernos mover los pies mientras Dagarod, megáfono en mano, se dedicaba sonriente a atacar sus estrofas. Un sonido potente, incluso diría que un poco saturado en algunos momentos, fue la tónica habitual de la velada, junto a la entrega de un público fiel y muy participativo que se fue animando a medida que el cuarteto desgranaba temas como "No Puede Ser", que fue la elegida para el primer alarde solista de un Palau absolutamente imperial que ofreció a lo largo de la noche todo un derroche de garra, feeling y elegancia, poniendo de manifiesto que es uno de los grandes baluartes del hard A.O.R. nacional.

Y es que además de mostrarse absolutamente intratable a la hora de atacar su instrumento, el guitarrista fue quien se encargó de ejercer como anfitrión y maestro de ceremonias, presentando muchos de los temas e incluso dándonos su opinión sobre temas de actualidad como la reciente colaboración entre Axl Rose y Ac Dc~ o compartiendo con nosotros algunas anécdotas y curiosidades que han rodeado la grabación del álbum, algo que acabo concediendo a a la velada un ambiente de lo más cercano y distendido, tal y como sucedió durante los prolegómenos de "Ella", que con Dagarod invitándonos a dar palmas durante el arranque servía para finiquitar la tripleta de apertura dedicada a su último redondo.

El primer guiño al pasado, concretamente a su debut homónimo de 2010, llegaría con los adictivos estribillos "Addicted To Love", con la que cambiaban de registro para adentrarse en sonoridades más propias del hard rock americano, dejándonos la estampa del vocalista bailando frente a la batería mientras Palau ocupaba el centro del escenario para convertirse nuevamente en el centro de todas las miradas.

Sin concedernos ni un segundo de tregua llegaría el momento de volver a centrar nuestro objetivo sobre el indiscutible protagonista de la noche, “Red”, del que el cuarteto nos regalaría el delicioso medio tiempo “Buenos Tiempos”, con un cuidadísimo juego de voces entre Palau y Dagarod; que acabaría dejando paso el emotivo “Que Me Dejes Hacerlo”, para que el guitarrista dejaría su instrumento para hacerse cargo de los teclados.

La fuerza roquera volvería a apoderarse del recinto con los potentes guitarrazos que marcaban el arranque del tema que daba nombre a su anterior entrega, “White”. Continuando el viaje a través de las composiciones de su segundo trabajo no faltarían el toque de clase y distinción que aportaron los envolventes estribillos del ochentero “Straight To Your Heart”.

Además de palabras de agradecimiento hacia todos los presentes, el guitarrista también tuvo un sentido recuerdo hacia su pareja a quien dedicó “Quédate”, que se convertiría en la antesala perfecta para “Despertar”, durante cuya presentación el guitarrista se acordó de algunos de los músicos que han participado en la grabación del álbum. Una nueva mirada sobre “White”, nos abocaría sobre el cristalino “It´s All Different Now”, con Palau y Dagarod nuevamente compartiendo las tareas vocales para acabar contagiando a todos los presentes a la hora corear su fantástico estribillo. El espíritu más rebelde y contestatario del cuarteto barcelonés quedaría plasmado a lo largo de “Hipócrita”, que era el elegido para mostrarnos su lago más ácido e incisivo.

Si durante todo el show Palau se mostró excelso, técnico y virtuoso a las seis cuerdas, también demostró sus buenas maneras como vocalista, tal y como pudimos comprobar durante su particular versión del “Purple Rain”, que sirvió como emotivo homenaje al propio Prince y a otros grandes artistas que recientemente nos han dejado. Tras agradecernos nuestra presencia y saludar a todos los que estaban siguiendo la retransmisión del concierto a través de la red Periscope llegaba el momento de encarar la recta final del show con los aromas progresivos de “Red”, y la monumental pegada de su último sencillo “Rockstar”, que se ha convertido ya en todo un himno para sus incondicionales, ya que tras ser coreado con absoluta devoción dejaba al auditorio entregado demandando algún tema más. Cercano, como en él es habitual, el guitarrista invitaría a sus  compañeros a atender la petición de sus seguidores y volverían a colgarse los instrumentos para cerrar la velada definitivamente con el primerizo “Sometimes”, que con el propio Palau volviéndose a hacer cargo de las voces para rubricar una excelente velada de elegante y eléctrico hard rock.




TEXTO:ALFONSO DIAZ
FOTOS:JOAN ANTONI ESTOPAÑÁN




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada